Diario La Prensa

Practicar kung-fu es un trabajo duro


Berlín. Mucha gente piensa que el kung-fu es ante todo una actividad de lucha. Pero eso no es del todo cierto. El término kung-fu es de origen chino. Significa simplemente «trabajo duro». Se trata de realizar un esfuerzo al aprender algo. Podría aplicarse también al tenis o a la matemática.

«Para aprender kung-fu hay que trabajar mucho sobre uno mismo», explica el maestro de kung-fu Hong Thay Lee. Él comenzó su aprendizaje a los nueve años de edad. Las primeras lecciones se las dio su abuelo. «Saber defenderse es sólo una parte del kung-fu», dice el maestro. También hay que aprender cuestiones como la disciplina y el autodominio, agrega.

Al practicar el kung-fu hay que poder sobreponerse a dificultades. Y hacer cosas que uno tal vez no siempre quiera hacer. Como ir al entrenamiento, aun en días en que no todo anda bien. O aceptar hacer cosas en las que en un comienzo no se es el mejor. «Nadie sabe todo en el kung-fu», asegura Lee. Por eso aprende mejor el que logra mantener su modestia y no se convierte en un presumido después de haber logrado dar la primera patada.

Entrenamiento de kung-fu con botellas de plástico
Luchar como los maestros de kung-fu de las películas requiere de un largo entrenamiento. Para aprender a atacar al rival se utiliza botellas de plástico. Así no resulta nadie lastimado.

El maestro Hong Thay Lee coloca el gran tonel con las botellas plásticas sobre las colchonetas. Ese es el momento esperado por Jannis y Jael. «Podemos atacar a las botellas sin contemplaciones y nadie sale herido», dice Jannis.

El niño y la niña asisten dos veces por semana a las clases de kung-fu en la Escuela Deportiva Lee en Berlín, la capital alemana. «Yo quería aprender kung-fu para que no me molestaran más los chicos grandes en la escuela», cuenta Jael.

Ella tiene ocho años y no hace mucho que comenzó con las clases de kung-fu. La mayoría de sus compañeros en el grupo también vienen porque quieren aprender el arte marcial como defensa personal.

Pero el comienzo de la clase no consiste en pruebas de lucha, sino en correr. Los niños juegan a atraparse. «Para practicar el kung-fu hay que estar en buen estado físico.

Esto es un buen entrenamiento para ello», dice el maestro. Luego comienza la práctica de patadas. Cada niño se coloca unos guantes especiales acolchados, para no lastimarse.

Jannis intenta levantar alto la pierna para aplicar un golpe contra el guante de su rival. «Las patadas tienen especial importancia en el kung-fu. Es que las piernas son más largas y fuertes que los brazos.

Con las patadas se tienen mejores posibilidades de ataque incluso con un rival de mayor tamaño», explica el maestro. Para practicar los golpes con las manos se colocan todos guantes de boxeo.

Joshio tiene la misma edad de Jael. Pero ya hace dos años que practica kung-fu y luce un cinturón naranja. «Me lo dieron después de realizar una prueba en la que tuve que exhibir distintas formas y posturas del kung-fu», dice Joshio.

Una forma de kung-fu es como una lucha, pero sin rival. Se realizan determinados movimientos y golpes con manos y pies en un orden predeterminado, como una danza guerrera.

Joshio ya domina varias de estas formas. Incluso algunas de las que se realizan con un largo bastón llamado gun y otras en las que se utiliza un sable. «Una vez vi una película de luchas de kung-fu y pensé: me gustaría saber hacer eso», cuenta Joshio.

Ahora ya aprendió mucho y ha ganado varias peleas. ¿Pero ha alcanzado el nivel de los maestros de kung-fu de las películas? Joshio sacude la cabeza: «Para saber hacer todo eso perfectamente hay que practicar mucho tiempo.

Luchar como un animal
El leopardo lucha con fuerza. La serpiente se mueve con destreza y dispara la mordida con velocidad. ¿Y un dragón? Es hábil y lucha en el aire. Algunas variantes del kung-fu se orientan por estos modelos de lucha animal. Y proponen imitarlos.

Se cuenta que hace mucho tiempo un luchador de kung-fu se puso a observar los estilos de pelea de los animales. ¿Cómo se defiende por ejemplo un pequeño pájaro contra animales más grandes? Así se le atribuyeron distintas cualidades de lucha a los animales.

La serpiente se mueve lentamente, pero con elegancia. Así la imitan los luchadores de kung-fu en el estilo serpiente. El leopardo es fuerte y muestra sus garras. Los luchadores de kung-fu adoptan entonces en el estilo leopardo con sus manos la forma de garras.

Los estilos animales de lucha más antiguos del kung-fu son los del dragón, el tigre, el leopardo, la grulla y la serpiente. Pero existen muchos otros, más modernos, como el del mono y el de la mantis religiosa, ese gran insecto verde que parece estar rezando.

El cinturón identifica al maestro
A un maestro de kung-fu se lo reconoce por el color de su cinturón. Esto es usual también en el yudo y el karate. Los luchadores llevan cinturones de distintos colores, según su experiencia.

Quien recién comienza recibe un cinturón blanco. Después de aprender determinadas patadas y algunas formas de kung-fu se puede realizar una prueba. En caso de aprobarla, el alumno pasará a utilizar un cinturón amarillo. Luego vienen, con el aprendizaje de técnicas de creciente dificultad, los cinturones naranja, verde, azul y marrón.

Cuando se domina realmente bien las técnicas del kung-fu se accede al cinturón negro. Entonces ya no se será un aprendiz, sino que se podrá ejercer como maestro de kung-fu y enseñar el arte marcial milenario a otros.

Defensa personal con manos, pies y armas
El kung-fu adquirió fama mundial mediante el cine. Casi todos conocen las películas de animación de Kung-Fu Panda. Pero también fue muy popular la serie televisica Kung Fu, interpretada por el actor estadounidense David Carradine hace unos cuarenta años. El arte marcial chino del kung-fu es mucho más antiguo. «Nadie sabe exactamente cuándo se creó», dice el maestro de kung-fu Hong Thay Lee. Pero muchos creen que fue hace más de 2000 años.

Un sitio importante de desarrollo del kung-fu fueron los monasterios budistas en China. El más conocido es el monasterio de Shaolin. Los monjes crearon ejercicios que les permitieron defenderse con eficacia de los asaltos que sufrían los conventos. Al comienzo utilizaron para ello ante todo sus manos, sus pies y sus bastones de peregrinos. Es por eso que hasta hoy se lucha con bastones en el kung-fu.

Es probable que los monjes enseñaran sus técnicas de lucha a los campesinos que habitaban en torno a los conventos. En las distintas regiones chinas se desarrollaron estilos diferentes. «En el norte de China se luchaba en el kung-fu sobre todo con los pies, en el sur se aplicaba más los golpes con las manos», explica Lee.

Además se utilizan diversas armas en el kung-fu. Además de los bastones también se usan sables, lanzas y cadenas. Así es como se desarrollaron muchas variantes del kung-fu. Pero el estilo volador sólo es posible en el cine de animación.

¿Sabías que…? Un arte marcial espiritual
¿Sabías que el kung-fu no consiste sólo en preparar el cuerpo para la lucha, sino que también busca fortalecer el espíritu? Un duro entrenamiento prepara a los alumnos para la lucha con patadas, golpes de mano y lanzamiento de bastones.

Se requiere fuerza, resistencia y velocidad. Pero el objetivo principal no es castigar al rival. Se trata antes bien de tener un dominio óptimo del cuerpo y el espíritu propios.

Se ejercita la atención y concentración en la lucha. Y a la vez mantener siempre el respeto por el rival. La furia ciega, el afán de destruir al otro, no son parte de la filosofía que rige al kung-fu. DPA

7 comentarios

  1. Maria del Val /

    Mi hija práctica kungfu desde los cuatro años con el maestro Senna y la maestra Paty Lee, en Alcalá de Henares (Madrid). Entrena ocho horas mínimo por semana, y se examina pronto para cinturón azul. Ha aprendido muchas cosas, maneja con soltura diversas armas y muchas formas del kungfu tradicional, además de entrenar boxeo Sanda. Pero lo más importante que ha aprendido es disciplina, paciencia (incluida la paciencia consigo misma) y respeto por los demás. Sólo por eso ya mercería la pena.

    • thu rear peluchita /

      yo quiero aprender yo soy de republica dominicana pero jayo

  2. montseee diaz /

    mm pues yo practico kungfu me encanta es muy importante pues practicas la defenza personal

  3. thu rear peluchita /

    me gusta kung fu kiero aprender soy de rep dom donde encuentro alguien k me digan

  4. Anderson /

    Yo vivo en woodbridge Virginia quie aprender kung fu me gusta mucho asien me puede ayudar a aprender

  5. carlosivanguerra /

    Soy maestro kung fu vivo en panama. Este es mi correo davidduvier@ gmail.com

    • jose santos frías /

      Bien pues mucho gusto maestro. Ami me gustaría aprender kung fu, me gusta, pero pues no tengo quien me de clases de kung fu.soy de chihuahua(mexico.

Responder